Prótesis de nalgas / pantorrillas

   

PRÓTESIS DE NALGAS

Las prótesis de nalgas están indicadas en los casos de atrofia de la masa glútea.

Son implantes de silicona que se colocan a través de una incisión realizada en el surco interglúteo, por debajo del músculo glúteo mayor. Estos implantes hacen que aumente el volumen de los gluteos y su proyección, aunque no se obtiene un aumento lateral de la cadera.

El proceso se realiza con anestesia epidural o en anestesia general y requiere 24 horas reposo.

Durante los días anteriores a la cirugía es conveniente utilizar un jabón germicida, tipo Lactacyd, para lavar todo el cuerpo.

No conviene tomar aspirinas u otros medicamentos que contengan salicilatos durante dos semanas antes y dos semanas después de la intervención.

Se recomienda usar una prenda elástica compresiva pero suave durante 15 días.

 

PRÓTESIS DE PANTORRILLAS 

A pesar de la importancia estética de las piernas, no se ha prestado mucha atención a una parte esencial de ellas: las pantorrillas. Su falta de desarrollo crea un efecto antiestético, creando formas que afean la figura. Además, este defecto puede acentuar otros, como el grosor de los muslos o las caderas.

La cirugía de implante de pantorrillas es un procedimiento quirúrgico, dirigido a aumentar el volumen de la zona de los músculos gemelos en las piernas, moldeando su forma y mejorando el contorno corporal de hombres y mujeres.

Se trata de implantes de silicona que se colocan en la parte de atrás de la rodilla, mediante la confección de un bolsillo en la aponeurosis de los músculos gemelos.

Pueden ser colocadas una o dos prótesis según la necesidad que requiere el paciente.

Normalmente está indicado en los casos de atrofia de la pantorrilla por accidentes, lesiones, secuelas nerviosas, así como pacientes de origen andino, que poseen una piernas extremadamente finas en proporción con su cadera y tórax.

La duración de la intervención es de aproximadamente 1 hora. El procedimiento consiste en realizar una incisión de cuatro centímetros cerca del pliegue posterior de la rodilla. Así se crea un bolsillo entre el vientre interno del músculo gemelo y su aponeurosis. Esto permite colocar una prótesis adaptada a las necesidades de cada paciente. En este sentido hay que destacar que los implantes son específicos para cada zona anatómica.